MARK SPITZ CUMPLE 70 AÑOS

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Múnich 72. Tengo 11 años y en la televisión de mi casa siempre aparece un americano con bigote, al que todos llaman Mark Spitz. Es un fiera, lo gana todo y no para de conseguir medallas y de pulverizar records mundiales. Dicen los entendidos que en México 68 fracasó, que su actitud arrogante le produjo numerosas enemistades entre sus propios compañeros del equipo estadounidense, que su preparación no fue la más adecuada y que la presión y la altitud del lugar pudieron ser factores determinantes que influyeron en su “fracaso”.

Unas olimpiadas en donde tan solo fue capaz de lograr 2 oros en pruebas de relevos y 1 plata y bronce en pruebas individuales, cuando su objetivo no era otro que subir a lo más alto del pódium en 6 ocasiones. A partir de entonces no paró de entrenar,  su ambición no tuvo límites y se propuso lograr lo que nadie antes pudo conseguir, las 7 medallas de oro que se colgó en Múnich 72.

 “Flipo, quiero ser como él y me hago una promesa

¡Seré olímpico!

¿Cómo es posible que Mark Spitz reaccionara de una manera tan positiva después de una derrota tan dolorosa en México 68?

Sigue leyendo