SER ENTRENADOR EN ESPAÑA

Agustín Artiles Grijalba -Champi- 

Un entrenador de natación de nuestro país con innumerables éxitos deportivos dirige la preparación de una entidad durante varios años. En un momento determinado una nueva junta directiva toma las riendas del club y su primera medida consiste en prescindir de sus servicios. Considera que gana un sueldo excesivo y lo mejor es que a partir de ese momento la programación deportiva de sus nadadores corra a cargo de un técnico novato, sin apenas experiencia, conocimientos y en ocasiones sin la titulación exigida, con la evidente inseguridad que conlleva para los deportistas, el perjuicio que supone para los verdaderos profesionales, que ven de esta forma limitadas sus opciones técnicas y laborales y el consiguiente delito de intrusismo que supone, al prestar un servicio por el que no estaba capacitado, ni técnica ni legalmente para ello.

the-role-of-the-coach

Cómo va a ganar el entrenador un sueldo decente si tan solo le dedica a nuestros chicos y chicas varias horas diarias, convive con ellos más que su propia familia y se convierte es su mayor apoyo en los buenos y malos momentos. Planifica su preparación y tiene la desfachatez en muchos casos de actuar como confidente y educador, se preocupa por su bienestar y se pone al día de los nuevos sistemas de entrenamiento para potenciar su rendimiento

¿Estamos locos?

Esa labor la puede hacer cualquiera. Tan solo necesita un crono en la mano y con 800-1000 eurillos va que chuta y de paso nos ahorramos un dinerito en viajes a campeonatos nacionales

¿Acaso se ha pensado que va a ganar más que yo en mi propio trabajo?

De repente, el entrenador que contribuyó con su trabajo y dedicación a los triunfos de sus deportistas recibe por su contribución una cariñosa patada en el culo y en el mejor de los casos tiene contrato y se le concede la enorme posibilidad de seguir subsistiendo durante unos meses con su nuevo empleo en las oficinas del paro.

A partir de ahora las  posibilidades de triunfo de sus muchachos ya no pasarán por sus manos. Su presencia es molesta y además inadecuada, generaría un gasto innecesario y violento para las arcas del club, que de ninguna manera está dispuesto a desembolsar más de la cuenta y compensar como merece el trabajo de su técnico, al que no le quedará más remedio que  ejercer otras labores para poder subsistir y deberá buscarse la vida en otros terrenos.

Pero esto es tan solo un ejemplo ya que un buen número de técnicos de nuestro país ejecutan a diario su “programa” de entrenamiento en condiciones deplorables, soportan  y sobrellevan de la mejor manera que pueden las limitaciones deportivas que les fueron asignadas, con unos sueldos penosos y aun así son capaces de conseguir éxitos inimaginables y de un valor incalculable.

Por si no fuera suficiente sus logros se sumergen en el olvido, pasan desapercibidos y no gozan del prestigio y consideración que se merecen, cuando se tratan de victorias labradas  de lealtad y compromiso, de ingenio y perseverancia, pero especialmente de pasión por un deporte que les llena y les conquista, pero que en ocasiones y por inconcebibles razones elude recompensar como debiera su profesionalidad y esperanzas.

Por si no fueran suficientes  los méritos descritos,  encima es habitual escuchar en nuestro entorno una frase que por su crudeza y desprecio desmerece y deshonra nuestro trabajo y deja en evidencia a nuestra profesión

“Los entrenadores españoles son vagos y no están preparados”

Lo siento, no puedo aguantar que nadie de un duro por nosotros, desprestigien nuestra profesión y estén convencidos de que nunca lograremos nuestros objetivos, porque supuestamente no nos esforzamos lo suficiente, ni encontramos motivos para seguir peleando.

Es por ello que me gustaría enumerar a continuación una serie de trabas y dificultades con las que tienen que lidiar numerosos técnicos españoles para sobrevivir a un deporte minoritario en un país que le cuesta valorar a sus técnicos, profesionales como dije que en ocasiones comparten la preparación de sus deportistas con otros trabajos para poder vivir, así como aquellos méritos y milagros que en mi opinión realizan a diario  para sacar sus objetivos adelante.

  • Los problemas económicos de los clubes, que fuerzan a muchos de ellos a realizar este tipo de elección y muchas veces sin contrato legal, por el previsible “ahorro económico” que significa, sin tener en cuenta que en ocasiones lo barato sale caro.
  • La falta de cultura deportiva, de respeto, consideración y empatía hacia la figura del técnico en nuestro país, como si este no fuese un profesional especializado y merecedor de un sueldo digno, que justifique la actividad que realiza, que a ojos de muchos puede llevar a cabo  cualquier mortal con dos dedos de frente.
  • Los consejos técnicos de aquellos que no viven el día a día de la preparación del deportista y desconocen de primera mano las ilusiones y los desencantos del nadador y que no contribuyen a mejorar el rendimiento de los chicos, cuando debería quedar claro que esas atribuciones deben correspondernos solo a nosotros.
  • Salvo excepciones, los sueldos irrisorios para la responsabilidad que se nos presupone. Ejercemos de entrenadores, planificamos con detalle la preparación de los nadadores y nadadoras, en muchos casos actuamos como confidentes y educadores, nos preocupamos por su bienestar y nos ponemos al día de los nuevos sistemas de entrenamiento, con tal de mejorar su rendimiento y curiosamente nos convertimos en el blanco de todas las iras cuando las cosas vienen mal dadas .
  • la mayoría de los fines de semana carecemos de tiempo libre, debido a las numerosas competiciones, lo que en determinadas ocasiones nos impide disfrutar a nosotros y la familia de nuestros merecidos ratos de ocio., con los problemas evidentes que conlleva.
  • No desconectamos, trasladamos los problemas a casa, le damos vueltas continuamente a nuestros errores y sin darnos cuenta les hacemos partícipes de ellos a nuestros familiares, que tienen que aguantarnos y soportar a menudo nuestra mala uva.
  • Nos molesta la facilidad con que se desacredita a veces nuestra labor, a menudo sin justificación alguna, con la inevitable repercusión negativa para nuestro trabajo y que afecta en muchos casos a nuestra estabilidad personal, laboral y familiar.
  • La eterna comparación con los entrenadores de otros países que trabajan en España y en la que solemos salir mal parados, cuando la realidad nos dicta que la situación de la que ellos disfrutan profesional y económicamente hablando en nuestro país es muy diferente a la nuestra y parecida a la que nosotros también disfrutamos cuando tenemos que hacer las maletas y a partir hacia otros países en busca de esa oportunidad que nunca debió faltarnos en el nuestro. No creo que debamos compararnos con técnicos de fuera, cada uno de ellos tiene sus particularidades y prioridades. Al nuestro han venido muchos profesionales afamados en su lugar de origen y no han sido capaces de triunfar, simplemente por falta de adaptación u otros motivos. Otros sin embargo supieron aprovechar su valía en un entorno diferente al suyo. Lo mismo nos sucede con algunos de los nuestros, unos triunfarán y otros tendrán que seguir luchando por hacerlo en países con medios y culturas diferentes

Los entrenadores y entrenadoras españoles por lo general somos profesionales entusiastas, que en la mayoría de los casos estamos al borde de la piscina porque nos apasiona nuestra actividad y nos gustaría ser reconocidos como tales. Quizá lo que necesitemos es mayor complicidad, un reconocimiento profesional, económico acorde a nuestra responsabilidad y trabajo y una mayor empatía.

Mientras todo eso llega nos tendremos que conformar con seguir igual y con similares carencias, aprender a ser más ingeniosos, originales y creativos, meticulosos con nuestras limitaciones y los pequeños detalles y por supuesto poseer una inteligencia emocional acorde a nuestro cargo. Más que un entrenador, un mago o creador de sueños.

¡Ah, se me olvidaba y no por más de 800-1000 eurillos al mes!

Imágen

http://www.instabeat.com/blog/2014/06/26/role-coach/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s