IMPLICACIÓN ABSOLUTA

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Son las 4.30 de la madrugada de un día cualquiera de invierno. Hace frío, aún no han puesto las calles y ya tengo que levantarme. Mi madre no para de meterme prisa,

¡Espabila dormilón, que llegaremos tarde!

El caso es que no le falta razón, vivimos muy alejados de la piscina y si me descuido un poco, empezaré tarde el entreno. Aprovecharé el trayecto para comer algo en el coche y de paso echaré una cabezadita.

Mis amigos no lo entienden y me dicen que estoy loco.

¡Con lo bien que se está en la cama y tú levantándote a esas horas!

Sigue leyendo