EL NADADOR QUE PASABA DE ESTUDIAR

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Aunque detestaba madrugar, nunca fue excusa para levantarse a entrenar temprano. Mientras compitió, ganó muchas medallas y por su talento fue aclamado. Todos querían salir con él en la foto y le encantaba que le vendieran la moto. Cuando tocaba formarse, miraba hacia otro lado y se hacía el despistado. Apenas tocaba un libro, por aprender se quejaba y los “malditos” deberes, para el final los dejaba.

Un día su pasión se esfumó, no sonó el despertador y durmiendo se quedó. Madrugar, que tanto odiaba, entonces sí que molaba. Ya nadie le buscaría para hacerse una foto, ni el político de turno, ni el vendedor de la moto. Bienvenido a la vida real, ya no habrá marcha atrás y si no te has preparado, anclado en el pasado habrás quedado. Pesaroso y confundido, con el recuerdo de tus medallas y un preocupante e incierto destino.

No solo vale entrenar, hay que ejercitar la mente. Estudiar, formarse y cultivar un porvenir, ya de por sí complicado. Aunque la misión se torne ardua y difícil, ambos proyectos se necesitan y se pueden con éxito compaginar

Puedes ser un gran deportista, lograr muchos triunfos y medallas, pero si no estudias lo necesario llegará un día que te encuentres vacío, quieras dar marcha atrás, será demasiado tarde y en el mejor de los casos, todo será más complicado.

Imágen

https://www.facebook.com/Ejercicio-y-Mente-deportiva-101907111572132/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s