EL PUNTITO EN LA NARIZ

988388_10200963450944262_1897549213_n

Agustín Artiles Grijalba –Champi-

Una simple palmadita en la espalda en un momento difícil, la mejor de tus sonrisas ante una victoria inesperada, una sincera palabra de aliento durante el entrenamiento, un detalle bonito que aprecie el deportista, pueden significar al final la mejor de las victorias.

Busca siempre la motivación del nadador, encuentra cualquier razón para impulsar su imaginación y hacerle feliz. No importa como lo consigas, cualquier gesto insignificante que se te ocurra y que le ayude en sus objetivos finales puede ser válido, pero ten siempre un pretexto y un argumento para estimular sus ilusiones.

Sigue leyendo