Destino, Pekín

Agustín Artiles Grijalba -Champi-
Un mate de Michael Jordán, tras un vuelo imposible
Los 2 goles de Maradona a Inglaterra en el Mundial del 86
Las 7 medallas de oro de Mark Spitz en Múnich 72, después de su fracaso en México.
El espíritu Olímpico
La ceremonia de las medallas
La rivalidad en la piscina
El himno Olímpico
El orgullo nacional
Las celebraciones emotivas
Las medallas logradas por deportistas españoles en todas los Juegos Olímpicos y paralimpiadas.
 
 
Todo ello con un denominador común, representan grandes proezas de la historia del deporte, momentos especiales que a cualquier deportista le gustaría vivir.
 

Me encanta la alegría del deportista cuando obtiene una hazaña. Su trabajo para llegar a conseguirlo. Sus horas de preparación, sus éxitos, sus fracasos, la soledad del reto no conseguido, la satisfacción del trabajo bien realizado, la concentración en la competición, el gesto del triunfo en una victoria inesperada, la decepción del que se creé superior y es derrotado por un rival inferior, la satisfacción de este, al vencer al rival más fuerte, el triunfo y la recuperación deportiva de deportistas olvidados.
 
Nuestros nadadores han comenzado una nueva temporada. Intentarán mantener o superar nuevos objetivos. Seguir cosechando triunfos en el ámbito, regional y nacional será el reto de la mayoría. Los medios de trabajo para conseguirlo seguirán siendo generalmente escasos, en ocasiones desesperantes. No importa, entrenar con mayor imaginación, determinación, valentía y audacia deberá ser uno de nuestros objetivos. Solo de esta manera haremos realidad nuestros deseos.
 
Para unos pocos, el sueño Olímpico se hará realidad. El trabajo y esfuerzo de muchas horas y años de entrenamiento y dedicación en la piscina darán paso en los próximos meses a las inevitables escenas de alegría y tristeza. Unos conseguirán el éxito final y otros, sin embargo, se quedarán con la miel en los labios, pero en mi humilde opinión no fracasarán porque lucharon con todas sus fuerzas por hacer realidad sus fantasías deportivas.
 
En un país como el nuestro, tan acostumbrado a ensalzar como a despreciar el esfuerzo y trabajo de nuestros deportistas y entrenadores, va siendo hora de cerrar filas y afrontar la cita olímpica con las mejores garantías posibles. Es muy probable que nuestros atletas no alcancen la excelencia deportiva que a todos nos gustaría, pero nunca se sabe, los Juegos son diferentes y Pekín no será una excepción. Los recientes resultados de algunos de nuestras figuras nos hacen concebir esperanzas. Aschwin, Erika, Noriega, Lorente, Nina, Rivera, Belmonte, entre otros, afilan sus armas y se preparan con pasión, junto a sus preparadores para representar a nuestro país en el escenario de sus sueños.
 
Nuestro equipo Nacional los necesita y nuestro apoyo y consideración será una de sus mejores bazas.
 
Trabajemos juntos, por y para nuestro deporte. El equipo Olímpico y paralímpico Español lo agradecerán.
 
“Beijing 2008”, un desafío posible. ¿Te lo vas a perder?
Artículo publicado para Notinat
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s