SACRIFICIO DESINTERESADO

Agustín Artiles Grijalba –Champi-

Creo sinceramente en ellos, en aquellos padres y madres que se implican en la justa medida en la formación deportiva y educativa de sus hijos, que apoyan su dedicación y entusiasmo sin traspasar la frontera de sus atribuciones y que contribuyen con su empeño a mejorar las condiciones de preparación de los nadador@s.

En un día tan señalado y con el permiso de ellos me gustaría hacer un reconocimiento especial a todas aquellas madres que están siempre al pie del cañón por el bienestar deportivo de sus hij@s, que se desplazan habitualmente al centro de entrenamiento y que les acompañan y aguardan pacientemente en la piscina hasta que finalizan la sesión de trabajo, incluso desde sitios lejanos.

Las mismas que  asisten a competiciones largas y monótonas que les impiden en ocasiones disfrutar como merecen de sus jornadas de fin de semana de descanso y que aguantan con estoicismo los fracasos y las lamentaciones de los chic@s cuando los resultados competitivos no son los esperados. Se convierten además en el escudo donde se cobijan sus retoños cuando tienen una mala actuación y las que sufren a menudo los platos rotos ante una inesperada derrota.

La mejor manera que se me ocurre para agradecer semejante apoyo es con el siguiente relato, que me encantaría fuese de vuestro agrado

Image from Pick Them Back Up. Athlete and Mom EmbraceSon las 4.30 de la madrugada de un día cualquiera de invierno. Hace frío, aún no han puesto las calles y ya tengo que levantarme. Mi madre no para de hablar  y me mete prisa.¡Espabila dormilón, llegaremos tarde!

El caso es que no le falta razón. Vivimos muy alejados de la piscina y si me descuido un poco empezaré tarde el entreno. Aprovecharé el trayecto para comer algo en el coche y de paso echar una cabezadita. Mis amigos no lo entienden y me dicen que estoy loco.

¡Con lo bien que se está en la cama y tu levantándote a esas horas!

Alguna vez me he preguntado si no tendrán razón, si tanto sacrificio valdrá la pena. Lo extraño es que siempre obtengo la misma respuesta. Me gusta entrenar, no me importa ponerme en marcha tan temprano y ni siquiera que las calles estén vacías a esas horas. No me preocupa  que tardemos cuarenta minutos en llegar a la piscina, lo que haga falta para hacer realidad mis sueños. Lo sé, soy un bicho raro y mi padre me lo recuerda de vez en cuando.

¡Tenías que haber sido futbolista!

Estiramos un poco y rápidamente al agua. Toca entrenamiento aeróbico y tenemos tan solo 90 minutos para realizar cinco mil metros de repeticiones largas. ¿Acaso el entrenador no tiene sentimientos?

Lo peor de todo es que mi madre tendrá que esperar dentro del coche a que termine la sesión para llevarme al instituto. Menos mal que se preocupa por mí y me apoya. Si no fuera por ella, no podría entrenar y entonces nada sería posible.

¡Es la mejor!

¿Nos hemos parado alguna vez a pensar la labor desinteresada y a veces, poco apreciada que realizan algunas madres y padres?

¿Tenemos en cuenta el enorme sacrificio que supone para una familia tener un hijo nadador?

¿Valoramos como merece el sacrificio que realizan?

Desconozco si todas estas preguntas obtendrán similares respuestas. Imagino que cada uno tendrá una opinión válida al respecto, pero personalmente yo quiero mostrar mi afecto y consideración a todos aquellos padres, y hoy en particular a las madres que cooperan y contribuyen a diario con su inestimable aportación a que la preparación de sus hij@s y las de sus compañeros de entrenamientos sean más eficientes y asequibles, a los que  estiman y respetan como merece la labor de los entrenadores y los que participan con su entrega y generosidad al bienestar de los deportistas.

¡Con vuestra ayuda, todo es más fácil!

A todas aquellos madres que tuve la oportunidad de conocer y de compartir experiencias, que hicieron mi trabajo más agradable y que pusieron toda su confianza en mis manos, quiero agradeceros vuestra fidelidad y entusiasmo. Sois parte esencial de mis logros y os envío todo mi afecto en el día de la madre.

Ii

Imágen

http://www.reasonwhy.es/sites/default/files/styles/noticia_principal/public/procter-cabecera-ReasonWhy.es%202.jpg?itok=d2OSAK7m

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s