SUGERENCIAS PARA SUPERAR EL MIEDO A COMPETIR.

Agustín Artiles Grijalba –Champi-

“No huyo de un reto porque tenga miedo.

Al contrario, corro hacia él porque la única forma de escapar al miedo es arrollarlo con tus pies

-Nadia Comaneci-

 

Estoy hasta las narices

Machaco como una bestia y a la hora de la verdad me fallan las fuerzas. 

No sé lo que me ocurre, entreno y entreno sin parar, hago todo lo que me pide mi entrenador, mejoro constantemente mis tiempos en los entrenamientos y cuando llega la competición, ni me acerco a mis marcas. No lo puedo remediar, la noche anterior, apenas consigo dormir, los nervios me invaden y necesito ir constantemente al baño.

Todos los conocemos, son nadador@s que no paran de entrenar, cumplen a rajatabla las indicaciones del entrenador y son ejemplo de constancia y compromiso. Se esmeran tanto en los entrenamientos  que son incluso capaces de obtener marcas desorbitadas y a priori impensables, que dejan con la boca abierta a sus compañer@s

Da igual las cualidades físicas que posean, que midan un 1.90 y naden de maravilla. Tampoco que hayas depositado todas tus esperanzas en ellos y lo duro que machaquen. La realidad nos indica que en determinadas circunstancias hay deportistas que no compiten como entrenan, que cuando se presenta la oportunidad se hunden y no son capaces de sacar al exterior todo su potencial para lograr su mejor prestación.

Como entrenador no encuentras una respuesta lógica a tan bajo rendimiento, contemplas con frustración e incredulidad como los objetivos de ambos se pierden en el camino y lo único que ansías es dar en la tecla que ilumine vuestra mente y encontrar la solución que acabe con semejante castigo.

Por si fuera poco uno de sus compañeros de equipo obtiene resultados impropios a su esfuerzo en los entrenamientos. Falta a entrenar asiduamente, pero cuando se lanza a la piscina logra prestaciones excelentes, sin apenas haber trabajado. Se pavonea ante todos y presume sin complejos de sus  éxitos y del poco esfuerzo que necesitó para alcanzarlos.

“Has visto, he bajado de marca sin entrenar”.

La realidad nos dice que se trata de victorias engañosas, provisionales y carentes de futuro, que el camino correcto es la entrega diaria y  la responsabilidad que conlleva. No os desesperéis en esos momentos, evitar comparaciones con otros nadadores y centraros en vuestro trabajo, en el esfuerzo personal y en encontrar la solución adecuada para potenciar vuestro rendimiento competitivo. No hay otro trayecto.

Quizá las siguientes ideas puedan ayudar en algunos casos. No son la panacea y lo que puede ser bueno para uno no tiene por qué serlo necesariamente para otro. Vosotros tenéis la última palabra:

  • Las metas han de ser ambiciosas y factibles, basadas en el esfuerzo y en los principios lógicos y adecuados del entrenamiento.
  • Centrarse en el día a día y escapar de metas lejanas, crear objetivos sencillos a corto plazo, tanto en entrenamiento como en competición, que de conseguirse estimulen y recuperen la confianza y autoestima del nadador.
  • Priorizar el esfuerzo al resultado
  • Insistir al nadador que el trabajo duro será siempre su mejor aliado, que sea siempre fiel a sus ideales y que no olvide nunca que es un ganador, con sus puntos fuertes y débiles, como cualquiera.
  • Provocar situaciones de presión controladas en los entrenamientos y realizar una sesión de preparación horas antes de la competición puede disminuir la ansiedad del deportista y ayudar en nuestras intenciones
  • Solicitar ayuda a otros profesionales si lo estimas conveniente. Ninguno de nosotros estamos en posesión de la verdad y la opinión de otros especialistas pueden contribuir a explorar nuevas vías de preparación, o al menos a ver el problema bajo otra perspectiva más objetiva.
  • Competir no tiene por qué ser una tortura, sino todo lo contrario. Es divertido, lo hace porque le gusta y no para los padres y entrenadores..
  • Apoyar y reforzar el esfuerzo del nadador, constantemente y utilizar se fuera preciso técnicas de relajación y visualización.
  • Por último y quizá lo más importante, no pretendas gustarle a todo el mundo, se tú mismo y olvídate lo que opinen los demás, no necesitas pedir permiso para brillar con luz propia y mucho menos tener miedo a no ser aceptado e ir en contra de una mayoría que a veces tiende a castigar el talento, exige la mediocridad absoluta y no desviarse del rumbo trazado.

A veces nosotr@s también provocamos el problema, no somos conscientes de la labor tan importante que realizamos, de nuestra responsabilidad y del impacto que nuestras palabras tienen sobre los nadadores y utilizamos a menudo frases para incitar o animar a nuestros nadador@s en los instantes previos a la prueba, con toda nuestra buena voluntad, pero sin ser conscientes que en la mayoría de los casos estas arengas son innecesarias y contraproducentes, por la presión,  estrés y la confusión que generan.

Qué nadie anule tus sueños. Haz saber a tus rivales que eres poderoso y que estás preparado y dispuesto a todo para alcanzar tus metas y que si quieren ganarte, tendrán que dejarse el alma para conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s