SENSACIONES Y VIVENCIAS EN LA PISCINA

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Desconozco si a vosotros os pasa lo mismo, pero a veces siento como entrenador un vacío tan grande en mí interior que nada parece llenar, una sensación de tristeza que me resulta difícil calmar y entonces me pregunto cuál es la razón por la que esto sucede, cuando debería ser lo contrario. Lo más curioso es que casi siempre me ocurre cuando alguno de mis nadadores o equipos en los que he tenido el privilegio de entrenar obtienen un resultado estupendo y que nos costó mucho alcanzar.

Mientras todos celebran efusivamente la victoria, me sacude un inesperado bajón y me quedo a veces paralizado contemplando las escenas de júbilo en un segundo plano, como si no fuera conmigo y no quisiera formar parte de ese instante mágico. Sin embargo, cuando no salen las cosas y no alcanzamos las metas reacciono de inmediato, me sobrepongo al momento y voy por el siguiente objetivo con mayor fuerza y determinación.

No siempre me ocurre, pero es una realidad que me ha pasado con cierta frecuencia. En Almería cuando mis chicas ganaron pruebas muy importantes por equipos y lograron campeonatos de Andalucía cuando nadie apostaba por ellas. En Ciudad Real, cuando los nadadores vistieron sus ilusiones de fiesta en los escenarios más complicados y con los medios de trabajo más inapropiados, también cuando alguno de sus nadadores más destacados eran recibidos como héroes por sus compañeros de equipo a su llegada a la estación de tren de Ciudad Real tras haber batido algún Record de España absoluto, logrado alguna medalla internacional, o a su regreso de los Juegos paralímpicos. Incluso ahora en mi etapa actual, en la que mis muchachos están alcanzando logros que parecían impensables para un club tan modesto.

No es que no sea capaz de abrazar el momento, todo lo contrario. Me encanta, estoy orgulloso y me hace inmensamente feliz, pero tengo la absurda impresión en esos instantes de que algo grande se esfuma y que para llegar a vivir una situación semejante y que tanto nos ha costado conseguir por inesperada, deberá pasar mucho tiempo y tal vez no seamos capaces de disfrutarla de nuevo y de ninguna manera quisiera que ellos y ellas se sintieran decepcionados por no volver a saborear similares victorias.

Supongo que son impresiones que hemos sentido en ocasiones los entrenadores, que van de serie en nuestro ADN y que me apetece compartir con vosotros.  Lo poco que soy en la natación se lo debo a mi amor por este deporte, a mi entorno familiar que me apoya en mi aventura, a mis nadadores, verdaderos protagonistas de las historias y a mis rivales, por ser capaces de extraer con sus éxitos  lo mejor que llevo dentro.

Imágen

https://www.shutterstock.com/video/clip-6132017-stock-footage-blue-abstract-spheres-bokeh-background-loop.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s