ETIQUETAS QUE DESTRUYEN

Agustín Artiles Grijalba -Champi

Probablemente venga de serie en nuestra cultura y realmente se trate de nuestra forma dañina de ver y entender las cosas la que nos empuje a sentir y apreciar los triunfos de nuestros propios compañeros como una amenaza, cuando debería ser lo contrario. A menudo y cuando las cosas pintan mejor somos nosotros mismos (no todos) los que nos convertimos en jueces implacables de esos éxitos, nos ponemos una venda en los ojos, prejuzgamos sin rubor la labor de otros técnicos, e incluso nos atrevemos a etiquetar y poner en entredicho victorias repletas de esfuerzo y dedicación.

Para ellos realizamos comentarios insidiosos y fuera de lugar, que lo único que consiguen es desprestigiar nuestra labor y a nosotros mismos, retratar nuestros celos profesionales e intenciones y en el peor de los casos, influir negativamente en los verdaderos protagonistas de nuestro deporte, los nadadores/as.

Etiquetas como las que muestro a continuación son muy típicas en nuestro entorno deportivo, todos las hemos escuchado en alguna ocasión y estoy convencido que vosotros sabréis muchas más.

1

Los que consideran que hay técnicos de primera y segunda categoría, profesionales que están predestinados por diferentes razones a entrenar nadadores de élite y otros que tan solo pueden obtener triunfos importantes con velocistas, fondistas,  nadadores de grupos de edad, o levantar un equipo, por mencionar algunos ejemplos, cuando la realidad es que en muchos casos ni tan siquiera tuvieron la oportunidad de demostrar lo contrario

Es un gran entrenador de club, pero no tiene categoría para entrenar en un CAR

2

Los que opinan que sus logros se deben al enorme talento del nadador, e incluso la buena suerte. Aseguran que se tratan de victorias cantadas, que se veían venir y de hecho ya lo habían predicho ellos con anterioridad, que para eso se creen adivinos en vez de agoreros.

Es como si el técnico no hubiera influido y fuese tan solo una figura decorativa que anima con su presencia el esfuerzo de sus nadadores.

3

Los que juzgan que son triunfos debidos a la carga de preparación excesiva que llevaron a cabo durante la temporada y no escatiman en poner en tela de juicio la planificación y la forma de obtener los resultados.

Quema a sus nadadores, así cualquiera obtiene resultados

4

Los que estiman que a pesar de tenerlo todo a favor, estos entrenadores no obtienen victorias porque son unos vagos y no están preparados. Técnicos de enorme valía por los que nadie da un euro por ellos y según sus detractores desprestigian con su labor nuestra profesión.

No tiene ni idea y es un gandul sin sangre en las venas

5

Los que afirman que si nuestros nadadores/as obtienen medallas en competiciones continentales es porque faltaban algunos de los mejores, o simplemente porque el evento se celebraba en piscina corta, entrenan en otro país, o nacieron fuera de España.

¡Buah! Oro europeo en mayo.

Faltaban los mejores y encima no pisa nuestro país

Quizá lo que verdaderamente necesitemos es aprender a valorar el éxito ajeno como si del nuestro se tratara. Descubrir y reconocer aquellas habilidades que permiten a otros alcanzar la excelencia y tomar nota de ellas, aunque solo sea para fortalecer las bondades de nuestro deporte y realzar más nuestra profesión.

Imágen

http://wall.christianimages123.com/swimming-pool-background-for-powerpoint.htm

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s