¿PARA ESTO NOS HEMOS GASTADO 300 EUROS?

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

¿Tiene sentido llevar fastskin en categorías tan jóvenes como en las de edad benjamín, tan solo para competiciones locales y territoriales?

¿Vale la pena gastarse tanto dinero y sirve para algo?

Los ejemplos que expongo en el texto no son tan solo exclusividad de las familias, ni una crítica hacia ellos, que bastante tienen con lidiar con un problema que a menudo les desborda, afecta más de lo que pensamos en la economía propia y provoca en ocasiones reproches y situaciones de tensión familiar que no tendrían que producirse.

Son responsabilidad de todos. De la dictadura impuesta por el entorno deportivo de competir con ellos para ser bien visto, triunfar e ir a la moda. De regular y limitar su utilización en las edades más jóvenes  (Benjamín), como ya hacen en algunas federaciones territoriales y países. De cultura deportiva, de los clubes y por supuesto de nosotros los técnicos, que en ocasiones nos dejamos llevar por supuestos beneficios deportivos y les aconsejamos su utilización, prematuramente.

Apenas sabe nadar, acude 3 días a la piscina y dentro de 1 mes cumplirá 11 años. Para celebrar el acontecimiento sus padres le preparan una gran sorpresa, le han comprado ese fastskin que tanto desea, que llevan los mayores y compiten los mejores nadadores que salen por la tele, con un pequeño inconveniente, cuesta casi 300 euros.

La verdad es que no lo tienen muy claro, porque el precio excesivo del producto supondrá un problemón para la economía familiar y con este gasto imprevisto, se verá aún más seriamente afectada. Después de mucho pensarlo, hacer cuentas, que en muchos casos no cuadran, e incluso la conveniencia en algunos casos del entrenador, deciden tirar hacia adelante, e invertir en tecnología antes que en aprendizaje y esfuerzo, con la esperanza de potenciar supuestamente el  “rendimiento”  del peque, cuando más bien debería ser el capricho.

Al fin y al cabo el chico no va  a ser menos que los demás y si le hace feliz, eso es lo más importante.

El día de la competición ha llegado. El muchacho no cabe en sí de gozo y ha dormido incluso con él puesto. Curiosamente el producto es varias  tallas más grande del que le corresponde, para que le dure más tiempo. La competición no ha salido como esperaba, no entiende lo que sucede y por si no fuera suficiente drama, los padres se preguntan

¿Para esto nos hemos gastado 300 euros?

Es posible que es fastskin de última generación con el que tanto desea tu chic@ para competir en edades tan tempranas y que  en  sus mejores visiones le permitirá nadar a la velocidad de los grandes campeones, jamás podrá sustituir a una preparación adecuada. No comparemos ni confundamos nuestras ilusiones con él y mucho menos con los beneficios que  proporcionan el adecuado y consistente entrenamiento, especialmente en unas edades tan tempranas.

 

Imágen

https://reachforthewall.org/2018/03/16/tech-suits-is-12-too young

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s