LOS CAMPEONES ¿NACEN O SE HACEN?

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Su madre no lo podía entender y se desesperaba. Le llamaba una y otra vez para sentarse a comer en la mesa, pero él muchacho no daba señales de vida. La comida se enfriaba y él sencillamente se encontraba ensimismado en su habitación, reproduciendo una y otra vez en su imaginación esa carrera perfecta con la que tantas veces había soñado y en la que siempre resultaba victorioso.

Siempre fantaseó con ser un gran campeón, pero no uno cualquiera, sino el mejor. Le daba igual que sus cualidades físicas no fuesen las más adecuadas, él lo supliría con perseverancia y compromiso, con aquellas facultades mentales propias de los grandes campeones, que estaba convencido que le caracterizaban y seguramente con esos sueños de grandeza que seguramente tuvieron muchos de ellos con su edad.

El almuerzo podía esperar

¿Qué requisitos necesitaría  para lograr sus hazañas?

Sigue leyendo