PAUL WILDEBOER. EN EL RECUERDO

PAUL

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Puedes ser un gran entrenador y que nadie te aguante. Puedes tener los mejores nadadores del mundo y quizá no obtengas el reconocimiento de tus colegas de profesión, pero puedes poseer ambas cosas y gozar del cariño y el respeto de todos.

Decir Wildeboer en nuestra profesión es sinónimo de excelencia, de sabiduría y de categoría humana. No importaba donde se encontrara, si estaba en España, Dinamarca o Australia, si necesitabas aprender, él estaría siempre dispuesto a compartir contigo sus conocimientos.

A menudo recuerdo una de sus conferencias en el que mostraba su admiración por el ídolo de su juventud, Mark Spitz, el nadador que contribuyó con sus 7 medallas en Múnich a motivar su pasión deportiva. También sus recuerdos de juventud, cuando era capaz de pedalear de farola a farola cronometrando el tiempo invertido aguantando la respiración. Así era Paul, un tipo competitivo, un auténtico amigo y un líder de los pies a la cabeza. Sigue leyendo