APOYO INCONDICIONAL.

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Son las 4.30 de la madrugada de un día cualquiera de invierno. Hace frío, aún no han puesto las calles y ya tengo que levantarme. Mi madre no para de meterme prisa,

¡Espabila dormilón, que llegaremos tarde!

El caso es que no le falta razón, vivimos muy alejados de la piscina y si me descuido un poco, empezaré tarde el entreno. Aprovecharé el trayecto para comer algo en el coche y de paso echaré una cabezadita.

Mis amigos no lo entienden y me dicen que estoy loco.

¡Con lo bien que se está en la cama y tú levantándote a esas horas!

Alguna vez me he preguntado si no tendrán razón, si tanto sacrificio valdrá la pena y lo extraño es que siempre obtengo la misma respuesta. Me gusta nadar, no me importa ponerme en marcha tan temprano y ni siquiera que las calles estén desiertas a esas horas. Tampoco me preocupa  que tardemos cuarenta minutos en llegar a la piscina.

“lo que haga falta para hacer realidad mis sueños”.

Lo sé, soy un bicho raro y mi padre me lo recuerda de vez en cuando.

¡Tenías que haber sido futbolista!

Ya en la piscina, estiramos un poco y rápidamente al agua. Toca entrenamiento aeróbico y tenemos tan solo 90 minutos para realizar cinco mil metros de repeticiones largas. El entrenador no tiene sentimientos y lo peor de todo es que mi madre tendrá que esperar dentro del coche a que termine la sesión para llevarme al instituto. Menos mal que se preocupa por mí y me apoya.

“Si no fuera por ella, no podría entrenar y entonces nada sería posible”.

¡Es la mejor!

Sería adecuado pararse alguna vez a pensar la labor desinteresada y a veces poco apreciada que realizan algunas madres y padres, tener en cuenta el enorme sacrificio que supone para una familia tener un hijo nadador, valorar como merece el esfuerzo que realizan y darnos cuenta de que ellos son generalmente el escudo donde se cobijan los chicos cuando tienen una mala actuación y los que sufren los platos rotos ante una inesperada derrota.

Imagino que cada uno tendrá tendrá una opinión válida al respecto, pero personalmente yo quiero mostrar mi afecto y consideración a todas aquellos progenitores que hacen mi trabajo más fácil, que cooperan y contribuyen a diario con su inestimable aportación a que la que la preparación de sus hijos y las de sus compañeros de entrenamientos sea más asequible y eficiente, los mismos que estiman y respetan como merece la labor de los entrenadores y participan con su entrega y generosidad al bienestar de los muchachos/as.

¡Con vuestra ayuda todo es más fácil!

Imágen

http://www.telegraph.co.uk/lifestyle/wellbeing/lifecoach/8934150/How-can-I-make-sure-my-daughter-stays-healthy-when-training.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s