MIS CANARIONAS DEL CLUB NATACIÓN LAS PALMAS.

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Raquel Betancor fue una nadadora destacada del club natación Las Palmas de la década de los noventa. Su aportación a engrandecer el palmarés deportivo del club de  Julio Navarro, es incuestionable. Ejemplo de serenidad y entrega, fue uno de los referentes destacados de nuestro equipo. Ayer me envió una instantánea, que jamás había visto hasta hoy y que de alguna manera me hace retroceder en el tiempo y me devuelve a un pasado brillante y en ocasiones añorado, de una de las épocas más brillantes de la entidad canariona. También me impulsa y motiva para redactar este texto, con el propósito de relatar y ensalzar la labor silenciosa y relevante de un grupo de nadadoras que brillaron con luz propia en las competiciones regionales y nacionales y que contribuyeron con su esfuerzo y palmarés a embellecer las vitrinas del club de sus amores.

IMG_17762457723011

Hay nadadoras que nunca deberían retirarse, y que cuando lo hacen difícilmente caerán en el olvido. Su aportación al historial deportivo de su club es tan importante que resulta justo y apropiado reconocer sus méritos. Jóvenes y sobradamente preparadas, así eran mis nadadoras del C.N Las Palmas, guerreras y atrevidas, capaces de todo por lograr sus objetivos. Tenían la facultad de encandilarte, de camelarte con su sonrisa y carantoñas. No importaba si te habías enfadado con ellas, si se habían saltado algunos metros en los entrenamientos, o tan solo no daban lo mejor de si mismas en un momento determinado. Sabías que no tendrías que preocuparte, al final mejorarían su rendimiento.

La piscina de Julio Navarro, a principio de los años noventa carecía de calentadora y la pileta contigua de 25 metros se vaciaba al menos dos veces por semana, para llenarse de nuevo y que los nadadores pudieran disfrutar un poco del agua caliente. Evidentemente las condiciones de trabajo no eran las más apropiadas, pero como sus compañeros de equipo, de categoría masculina, las nadadoras del club, se las ingeniaron  para crear una atmosfera de entrenamiento y de competición adecuada para la práctica de la natación, donde se respiraba cohesión, entusiasmo y camaradería.

Aprendieron que los éxitos no llegan solos, que surgen después de mucho trabajo y esfuerzo y que si querían codearse con los mejores necesitaban forjar un alto grado de cohesión, a través de la entrega desinteresada de todos sus miembros, con la certeza de que el individualismo incontrolado de alguno de ellas les privaría del objetivo final.

Inevitable recordar aquella época, e imposible obviar otros sentimientos que acuden a mi mente al visionar esta foto, junto a mi compañero Paco Gil y mis canarionas, en el regional absoluto de hace casi veinte años, en Tenerife. Es una imagen eterna, repleta de recuerdos imborrables y de sentimientos compartidos.

Mi respeto a Paco Gil, camarada y amigo y un merecido homenaje al equipo de nadadoras del club natación Las Palmas de los años 90, por creer en lo imposible, por luchar contra corriente con la generosidad de un soñador y la firmeza del que se considera invencible y, por hacer al corazón, partícipe de todos sus retos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s