SITUACIONES QUE LOS NADADORES NO SOPORTAN

 piscina-olimpica2Agustín Artiles Grijalba –Champi-

Con el tiempo recordamos estas anécdotas con cariño, sonreímos e incluso algunas de ellas nos encanta evocarlas de nuevo, como si nos hiciera más importantes y nos concediera un plus de motivación extra, pero en su momento nos resultaron insoportables, nos produjeron un verdadero quebradero de cabeza, un profundo malestar y provocaron toda nuestra ira.

He aquí algunos ejemplos:

  • El elevado cloro de la piscina, que no te permite entrenar.
  • Las calles abarrotadas de gente y que te impiden nadar en condiciones óptimas.
  • Un nadador que te pasa por encima cuando entrenas y por poco te ahoga.
  • Tu compañero de equipo, que te toca o coge de la pierna constantemente.
  • El deportista que entrena despacio y dificulta tu nado.
  • El típico cansino que se agarra a tu estela y no le consigues dejar.
  • La bañista que se interpone en tu camino, porque lo ve natural.
  • El aficionado que se pica a tu lado y se cree Michael Phelps
  • El nadador que habitualmente nada por el centro de la calle.
  • La corchera que se rompe y la tienes que arreglar.
  • La desidia de tu colega de club, que se para en la pared, te paraliza y te imposibilita machacar como quieres.
  • El agua helada, porque se rompió la caldera o quieren ahorrar.
  • El socio que no se sale del agua en una competición, a pesar de los ruegos e indicaciones de los organizadores y que retrasa las pruebas.
  • Las broncas del entrenador, si te paras.
  • Cuando compruebas que la ley de Murphy es real y todo parece en tú contra, nada te sale como esperas y todo es susceptible de empeorar.
  • El agua está a más de 30º, la piscina parece una sauna y te mueres de calor.
  • Estás hasta las narices de los inconvenientes que os toca sufrir, viene un aficionado y te dice que no nos quejemos, que somos afortunados y gozamos de mejores medios que nuestros antecesores, que él en sus tiempos, entrenaba en peores condiciones.
  • Participas en una competición, hay un montón de series de fondo y te toca nadar en último lugar.
  • Crees que has finalizado la sesión de trabajo y el míster te dice que no has terminado, que te falta nado continuo.
  • Querer entrenar y estar lesionado o enfermo.
  • Adelantar en el calentamiento de una competición, que se piquen contigo y terminar hecho polvo al llegar a la pared (cortesía en facebook de Boris Pallarés)

Y tú, ¿Qué es lo que odiabas?

Imágen

 http://www.omniapools.com/#omniapools

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s