SOY UN NADADOR ABSOLUTO, YA NO QUIERO ENTRENAR COMO SI FUESE ALEVÍN

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Es cierto que hay nadadores que han triunfado en la natación entrenando con  intensidades y volúmenes de metros muy elevados desde edades muy precoces, algo que en mi opinión carece de la  lógica, prudencia y garantía de seguridad necesaria que conlleva la preparación en etapas tan tiernas, en dónde el trabajo técnico es fundamental. Deportistas que a pesar de todo lo expuesto fueron capaces  de alcanzar la excelencia a los 14-16 años y supieron mantenerse durante muchos más compitiendo al más alto nivel.

También lo es que muchos otros nadadores optaron por dejar de nadar antes de tiempo por semejante motivo, alcanzaron hastiados la mayoría de edad y no encontraron  la motivación necesaria para seguir entrenando y poder demostrar su valía y lo mucho que prometían de pequeños.

De eso trata la siguiente historia, de una realidad que habita en nuestras piscinas y que por su importancia y responsabilidad no deberíamos obviarUN RELATO inventado, pero real, expuesto y descrito en primera persona, a través de la mirada y vivencias  de un nadador alevín,, que desde los 12-13 años, (11-12, si es niña) lleva entrenando como si no hubiera un mañana, y que al llegar a la edad adulta siente que ya no puede ni quiere dar más.

 Soy  un nadador absoluto, ya no quiero entrenar como si fuese alevín

Soy alevín de primer año, en octubre cumplo los 13 y ya sé cómo se ejercita un nadador absoluto. Es invierno, hace frío y me levanto 4 días a la semana a las 5h.15’ de la madrugada para ir a doblar. Una torpe brazada, un nuevo viraje y 4.000 metros. No tengo tiempo para entretenerme o llegaré tarde a clase. Me visto rápido, desayuno en el coche y de inmediato al colegio.

Por fin el almuerzo. Estoy cansado, apenas tengo tiempo para reposar la comida y ya toca ir a machacar durante tres horas. En el gimnasio, 60’ de  circuito y al agua. Otros 7  km de nado aeróbico, súper divertido. En casa estudio, ceno, un poquito de video juegos en mi habitación y enseguida me quedo dormido.

Mañana habrá más.

Sí, sé lo que me vais a decir. Si quiero ganar he de entrenar duro. Sabes qué, estoy harto, he cumplido hace poco los 18, soy absoluto y  son demasiados años levantándome temprano. Me siento agobiado, aburrido.

BASTA, No quiero seguir entrenando como si fuera alevín.

Lo dejo, que madrugue otro por mi

 

Imágen

leacroft.org

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s