REGRESO AL PASADO. LA PREPARACIÓN DE NADADORES ADULTOS.

10425859_10202579900274485_362583566109399538_n

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Siento devoción por los nadadores adultos y aquellos que por cualquier motivo tuvieron que abandonar la pileta y no se conformaron con decir “basta, ha llegado mi hora”, se rebelan y a la menor ocasión están dispuestos a aprovechar una segunda oportunidad, sin rencores y agradecidos e ilusionados por no caer en el olvido.

Saben que poseen un potencial enorme y desechan la opción lógica de quedarse con los brazos cruzados observando como transcurre el paso del tiempo, rápido e implacable. Se creen eternos  y están dispuestos a sentir el calor de sus compañeros, la ovación de unas gradas repletas y el placer del sueño cumplido. Retar al tiempo es la meta, no buscan dinero en su aventura, han decidido volver y solo ansían el reconocimiento de sus colegas, volar entre corcheras y sobre todo un poco de apoyo para llevar a cabo sus metas.

Insisto siento predilección por ellos, admiración por su valentía y por verlos entrenar de nuevo con la ilusión de un adolescente, sin hacer ruido llenos de energía y pasión. Son muy valiosos y agradecidos, se conforman con hacer realidad sus sentimientos y les caracterizan unos patrones muy definidos.

He aquí algunos de ellos. Sigue leyendo

ENTRENAR VELOCIDAD CON BAÑADOR DE POLIURETANO

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

No hay sensación más gratificante para un velocista que nadar más rápido, sentir que fluye en el agua y que es capaz de avanzar sin aparente esfuerzo, con rapidez y ligereza. Superar la barrera de velocidad no es fácil, requiere tiempo, talento, esfuerzo y un alto grado de concentración, además de una habilidad técnica específica para cada nadador. Los atletas responden de manera diferente al entrenamiento y saben que una misma sesión de trabajo no es igual para todos y que cualquier detalle técnico puede ser válido para batir sus marcas.

Si algo tenían los bañadores de poliuretano es que permitían avanzar más deprisa, conseguir marcas, a priori inalcanzables con los bañadores de siempre y un acicate extra difícil de valorar. Una vez que fueron prohibidos decidí incluirlos en mi planificación anual y comprobar si su efecto podría resultar beneficioso en su preparación.

Creo sinceramente que la motivación es el mayor arma de que disponemos para mejorar las prestaciones por lo que el primer objetivo es crear una atmósfera de trabajo y de competitividad lo más excitante posible. Los chicos asistirán esos días a la piscina con la actitud adecuada, ansiosos por demostrar lo que son capaces de hacer. Saben que van a entrenar pocos metros pero muy intensos, que van a disfrutar y que van a conseguir objetivos más fácilmente, que quizá puedan resultar engañosos pero con un efecto estimulante que en mi opinión compensa con creces cualquier inconveniente. Al final se irán a su casa con una sonrisa en el rostro y orgullosos del deber cumplido. Sigue leyendo