AQUELLA ENTRAÑABLE PISCINA DE TU INFANCIA

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Nada supera a cuando nadabas de chiquillo en aquella entrañable piscina de tu infancia. Aquella primera vez que venciste a uno de tus padres en una duelo para ver quién nadaba más rápido hasta la otra pared del fondo de la pileta y llegabas siempre el primero.

¿Te acuerdas?

Era una sensación de felicidad tan grande que lo que menos te importaba era reconocer la posibilidad de que te hubiera podido dejar ganar. Lo que de verdad te molaba era tirarte el rollo, demostrar lo bien que nadabas y por supuesto que eras mejor que él/ella. Levantabas los brazos al cielo y te sentías invencible. Celebrabas eufórico tu conquista e ibas de inmediato orgulloso a recibir su felicitación y el calor y el aplauso de toda la familia que festejaban semejante hazaña como si realmente fueses un gran campeón.

Sigue leyendo