QUIQUE MARTÍNEZ. LA LEYENDA

SONY DSC

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Conocer y ensalzar como merece el legado de nuestros nadadores y técnicos reconocer y agasajar sus éxitos deportivos y el esfuerzo que necesitaron para llegar a conseguirlos, significa honrar a nuestro deporte. Implica dignificar su historia, la de aquellos compañeros  que en multitud de ocasiones nos representaron en el exterior y  pasearon con orgullo el nombre de nuestro país o nuestra Comunidad Autónoma lejos de nuestras fronteras. Es el caso de nuestro siguiente protagonista, un coloso de las piscinas que inundó de sabiduría y felicidad la carrera deportiva de sus nadadores.

Yo era un joven entrenador enamorado de mi deporte, comenzaba a ir a los Campeonatos de España y siempre me llamaba la atención un veterano y sabio entrenador, que además era canario. Me impresionaba su tranquilidad, su templanza y un halo de humildad y cercanía digno de admiración. Me tenía embrujado. Con los años le fui conociendo y pude comprobar que me hallaba ante una de las los iconos más importantes de la natación canaria y española de todos los tiempos, con un historial deportivo envidiable.

Enrique Martínez Marrero es la leyenda viva de la natación en Gran Canaria. Fue fundador y primer entrenador del C.N Metropole, desde 1941 hasta la última década del siglo XX. Su trayectoria deportiva ha sido fructífera en resultados y premios. Participó como entrenador del Equipo Nacional Español en 3 Olimpiadas, 2 campeonatos del Mundo, y 2 europeos, así como numerosos eventos internacionales de gran relevancia, aportando siempre multitud de nadadores de su propia cosecha.

Este veterano preparador, ya retirado, es un símbolo de la natación isleña. Serio, cercano y sincero, querido y considerado por todos supo llevar a su club a las más altas cotas. Su templanza y sabiduría eran sus grandes virtudes. La última vez que le vi en una piscina fue en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, era uno de los entrenadores. Desde entonces añoro su figura y carisma en las piscinas, pero siempre me quedará su imagen y el recuerdo de sus brillantes puestas a punto, previas a la competición principal. En ellas, la magia siempre fue posible

Quique, ha sido un orgullo conocerte. Como entrenador eres un genio, fuiste un técnico adelantado a tu época, que conseguía hacer fácil lo más complicado. Con tu serenidad y aplomo como señas de identidad, hiciste feliz a multitud de nadadores, lograste hacer realidad el sueño olímpico de muchos de ellos y lo que es más difícil e importante, conseguiste su respeto, cariño y admiración, así como el de tus colegas de profesión.

Por todo ello y por muchas más razones, siempre serás recordado

Siempre, Quique Martínez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s