MOMENTOS OLÍMPICOS. NATACIÓN FEMENINA

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

En la primera entrega de este artículo, publicado recientemente, se hacía mención a los requisitos que necesitaron los grandes nadadores para alcanzar la gloria olímpica. El compromiso que adquirieron para hacer realidad sus retos. Las largas horas de preparación, apoyados en todo instante por profesionales cualificados del deporte, que les proporcionaron el apoyo y conocimientos necesarios para alcanzar sus metas. Se  describían algunos de los momentos más intensos de los juegos y una pequeña muestra de  las gestas masculinas más destacadas de la historia del olimpismo. En esta ocasión son las mujeres las que adquieren el protagonismo del relato y como es mi deseo, me encantará compartirlas con vosotros.

MARIA PELAEZ

  • Janet Evans. La pulga de Placentia

Seúl 1988. 400 libre y 800 libre

 En la década de los 80 las nadadoras de la república democrática alemana dominaban la mayoría de las pruebas del calendario internacional. Muy pocas se atrevían a hacerles frente y su dominio era aplastante. En los primeros meses del año 1988 una joven nadadora norteamericana sorprende a todos. Con un estilo desgarbado logra bajar por primera vez en la historia de los 16 minutos en los 1500 libre y presenta sus credenciales de cara los juegos de Seúl.

No se trata de una desconocida, ya anteriormente se había proclamado campeona USA en 400 libre, 400 estilos y 1500. El duelo con las alemanas estaba servido.

Consiguió las medallas de oro en las mismas pruebas y logró registros increíbles que permanecieron en la tabla de records durante 18 años. Su prueba de 400 libre y la marca realizada de 4.03.85 pasará a la historia como uno de los más grandes momentos de todos los juegos Olímpicos.

Sus victorias fueron incontestables y produjeron reacciones de asombro  de sus rivales alemanas. La alemana Heike Friedrich, una de las grandes favoritas, llegó a declarar, que era una nadadora de otra dimensión.

 

  • Shane Gould. Un pez de melena rubia

Múnich 1972. 200 Libre, 400 Libre y 200 estilos

 Múnich 72 siempre será recordado por las 7 medallas de Mark Spitz, pero en la categoría femenina hubo una nadadora australiana que asombró al mundo ganando 5 medallas- 3 de ellas de oro, una de plata y una de bronce-, convirtiéndose en la primera mujer en batir todos los records de todas las distancias en estilo libre.

  • Dara Torres. La campeona eterna

Beiging 2008. 50 libre

Si en tu palmarés deportivo figuran 12 medallas olímpicas- 4 de oro, 4 de plata y 4 de bronce- es que eres muy grande. Si encima has participado en cinco juegos olímpicos, y en todos ellos has subido al pódium de vencedores, ya eres un referente de la historia del deporte mundial y si además logras tres de ellos a la edad de 41 años, es que eres eterna.

El 17 de agosto de 2008, Dara ganó su última medalla de plata individual, a tan solo 1 centésima de segundo de la vencedora Britta Steffen en la prueba de 50 libre y pocos minutos después se colgó la medalla de palta de 4×100 estilos, poniendo fin a su extraordinaria trayectoria deportiva

  • María Peláez. 1,2,3, un pasito pa’lante María

200 Mariposa. Barcelona 1992

Verano del 92. Una niña malagueña de tan solo 14 años obtiene un hito en la historia del deporte español. Se convierte en la deportista olímpica más joven de nuestro país en unos Juegos olímpicos y por si fuera poco lo hace en Barcelona, junto a los suyos. Dieciséis años después repetirá por quinta vez consecutiva, en Beijing 2008, convirtiéndose de paso en la única atleta española de la historia en  lograr tal proeza.

María no obtuvo ninguna medalla en los Juegos, pero su historial deportivo es tan inmenso que bien merece un lugar de privilegio entre las elegidas. En Sevilla 1997, se proclama Campeona de Europa de 200 mariposa, derrotando en una inolvidable final a la campeona olímpica irlandesa, Michelle de Bruin.

Recordar la alegría de María celebrando la victoria, con todo el centro acuático andaluz, puesto en pie aplaudiendo a rabiar, es un momento imborrable que siempre permanecerá en la retina de los que fuimos testigos de aquella hazaña.

En los años posteriores, alternó sus actuaciones con algunos triunfos y decepciones y cuando ya muchos  no apostaban por ella, no se amilana y sigue entrenando con dedicación y entusiasmo y una sed de victoria encomiable, para alcanzar su gran objetivo, ser olímpica de nuevo en Pekín.

En 2011 fue galardonada con la real Orden del mérito deportivo en su categoría de oro, premio que comparte en sus vitrinas con la medalla de Málaga y Andalucía y el título de hija predilecta de su ciudad natal.

  • Mysty Hyman. El batido

Sídney 2000. 200 mariposa

Si había una nadadora favorita en Sidney 2000 esa era la australiana Susie O’Neill. Venía de vencer en los 200 mariposa en Atlanta 96 y dominaba el ranking mundial de la prueba con rotundidad y se le consideraba la digna sucesora de Mary T. Meagher, conocida como Madame butterfly. Lo que no contaban era con la poderosa actuación de Mysty Hyman una joven nadadora norteamericana que impresionaba por la espectacularidad y eficacia de su batido de delfín subacuático, que le generaba una ventaja importante sobre las demás nadadoras. Apoyada desde la salida por semejante gesto técnico dominó la prueba desde el principio. Cimentó su victoria en los virajes, donde sus 6 batidos antes de romper el agua le permitían lograr una ventaja decisiva. Paró el crono en  un nuevo record olímpico, 2.05.83, venció a la favorita australiana en su territorio  y sobre todo dio un nuevo impulso a la natación,

  • 4×100 libre femenino USA. La gran sorpresa

Montreal 1976.

El dominio de las nadadoras alemanas de la antigua DDR en esa época era abrumador. Se presentaron en Montreal  habiendo ganado en 11 de 12 ocasiones. Prácticamente eran invencibles y los rumores de doping flotaban en el ambiente. Kim Peyton, Wendy Boglioli, Jill Sterkel y Shirley Babashoff no estaban dispuestas a que la historia las recordara por su medalla de plata.  El cuarteto americano logró la victoria final con una excelente última posta de Babashoff, tirando por tierra la hegemonía alemana. La victoria es considerada como una de las más grandes de la historia.

  • Dawn Fraser. La primera en bajar del minuto

Tokio 1964

Las barreras están para romperlas. Eso debió pensar Dawn Fraser, nadadora Australiana que en los Juegos olímpicos de Tokio se convirtió en la primera mujer de la historia en bajar del minuto en los 100 libre. Nadadora inconformista y rebelde logró un total de 8 medallas olímpicas, 4 de ellas de oro y las otras 4 de plata. Participó en tres olimpiadas, Melbourne, Roma y Tokio y se convirtió junto a la Húngara Kristina Egerszegi en la única nadadora de siempre en vencer en 3 olimpiadas distintas.

En sus terceros Juegos en Japón, su carácter especial trajo de cabeza a la delegación Australiana, que había prohibido desfilar a sus nadadores en la ceremonia inaugural para que tuvieron mayor descanso. Fraser se escapó de la villa olímpica, cogió un autobús y se presentó en el estadio. Poco después en sus pruebas llegó a utilizar un bañador diferente y más cómodo al del equipo oficial australiano.

Los escándalos no terminaron ahí. Después de vencer en la final de 100 libre, a la edad de 27 años y establecer un nuevo record olímpico, con 59.9, protagonizó junto a otros amigos un nuevo episodio. Se escapó de juerga y supuestamente en estado de embriaguez intentó robar una bandera nipona del palacio imperial, por lo que fue detenida por la policía. Tras la sanción de 10 años concluyó una de las más célebres carreras deportivas de nuestro deporte.

  • Kristina Egerszegi. Nostalgia Húngara

200 espalda Barcelona 1992

Kristina Egerszegi nació el 16 de agosto de 1974 en Budapest. Entrenada  durante toda su carrera deportiva por Kiss Laszlo, participó en 3 olimpiadas, Seúl, Barcelona y Atlanta, consiguiendo la friolera de 7 medallas, 5 de ellas de oro, además de 16 metales entre campeonatos mundiales y europeos. A los 14 años de edad asistió a su primeros Juegos, convirtiéndose de esta manera en la nadadora más joven Húngara en lograr semejante proeza. Dominó durante años las pruebas espalda en donde obtuvo sus mejores prestaciones. Junto a Dawn Fraser se convirtió en la única nadadora del siglo XX en lograr vencer en la misma prueba -100 espalda- en 3 olimpiadas distintas. Se retiró de la natación a los 22 años, después de una trayectoria intachable. Si su palmarés era impresionante, más lo fue la belleza y eficacia de su estilo de espalda, que hizo las delicias de los aficionados y por el que será eternamente recordada.

  • Mireia Belmonte. Momentos Mireia

200 Mariposa. Londres 2012

No has visto nada igual en tu vida. Eres joven y apasionad@ y no te lo quieres perder. Estás impaciente, incluso los nervios se apoderan de ti. Coges aire, respiras hondo y acaricias el momento. Mireria Belmonte,  aparece por televisión. Ataviada con una toalla al cuello, seria y concentrada se dirige a la cámara de salida de la final Olímpica de 200 mariposa.

Londres 2012. El momento ha llegado, las ocho finalistas esperan concentradas la señal de salida. La batalla por las medallas ha comenzado. La española sale rápida y enseguida se sitúa en cabeza. Ha visionado la prueba muchísimas veces y sabe que si quiere tener opciones deberá ser valiente y decidida. Se aproxima a la pared y pasa en segundo lugar, a tan solo 24 centésimas de la nadadora china Liuz. Con un estilo fluido y poderoso, adelanta a su contrincante asiática y dobla el hectómetro en primera posición. Belmonte, está 84 centésimas por delante de su inmediata rival y con serias opciones de medalla. La tensión es máxima y la emoción indescriptible. No puedes aguantar más los nervios. Saltas de alegría, enloqueces y animas sin parar. ¡VAMOS, VAMOS MIREIA, TÚ PUEDES! ¡MEDALLA, MEDALLA DE PLATA. MIREIA  SUBCAMPEONA OLÍMPICA!

Levanta los brazos en señal de júbilo. Su sueño y el de la natación española se han hecho realidad. Atrás quedan años de entrenamientos, de triunfos y sinsabores. Lo celebras y te dices. ¡QUIERO SER COMO ELLA, MEDALLISTA OLÍMPICA!

Sirva esta narración para homenajear su figura, la de una nadadora que se ha acostumbrado a vencer y a ser protagonista en los campeonatos más importantes del calendario Mundial, que ha conseguido sendas medallas de plata en los Juegos olímpicos y que entrena con ahínco para hacer realidad  su reto dorado  en Río 2016.

 

Es evidente que estos relatos representan tan solo una ínfima parte de la historia de las olimpiadas. Atrás, en el recuerdo quedarán los enfrentamientos entre potencias mundiales. La aplastante superioridad de las alemanas del Este, en la década de los setenta y ochenta, encabezadas por Kristin Otto y Kornelia Ender. Las medallas de oro y plata de las hermanas Claudia y Silvia Poll, que le dieron a su país, Costa Rica, sus primeros y únicos metales en toda la historia de los Juegos. La supremacía de Agnes Kovacs, Ruta Meilutyte y Rebecca Sony en las pruebas de braza. Las increíbles plusmarcas de Missy Franklin en 100 y 200 espalda. El historial deportivo, repleto  de éxitos de Natalie Coughlin.  Los triunfos de nadadoras europeas de la talla de Laure Manaudou, Inge de Bruijn, Ranomi Kromodijojo o  Camille Muffat. Los inalcanzables registros de Katie Ledecky en las pruebas de fondo. El dominio y la clase de Franciska Van Almsick, ganadora de 10 medallas olímpicas, aunque ninguna de oro. Las sospechas de dopaje de la natación china, la victoria del relevo australiano de 4×100 libre en Londres 2012 y la aparición de figuras emergentes que a buen seguro darán  mucho que hablar próximamente.

mireia-belmonte-825-1

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s