EN LA MENTE DEL DEPORTISTA

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Open británico de golf 1999. El francés Jean Van de Velde es un desconocido para la mayoría de aficionados, incluso para sus compatriotas. Después de unas jornadas espectaculares de juego se presenta al último hoyo del torneo en primera posición con tres golpes de ventaja sobre su inmediato seguidor, lo que provoca el delirio de toda Francia que no ve ganar a uno de los suyos desde 1907, año en que lo hizo Arnaud Massy.

Entusiasmados, todos los medios informativos del país abren sus noticias con la gesta. Uno de los suyos está a punto de hacer historia y vencer en el que es para muchos el torneo más prestigioso y difícil del mundo del golf. Para ello tan solo necesita embocar un par cuatro en el hoyo 72 y puede permitirse incluso el lujo de cometer un doble boogie. Sin embargo todo se empieza a torcer y nada sale como tenía previsto, los problemas crecen para alcanzar el green y sus golpes se desvían una y otra vez al agua y el bunker, alejándole del título, que después de un play off pierde ante Paul Lawrey.

Van de Velde tuvo la gloria en sus manos y la presión le pudo

“Mi principal problema es que cuando estoy en el campo me cuesta lidiar con las cosas cuando cometo algún fallo, si no me concentro lo suficiente, o cuando uno de mis rivales me gana”

Jean Van de Velde

El deporte requiere mucho sacrificio y una gran fortaleza mental y reporta innumerables beneficios que compensan con creces el esfuerzo exigido. Alcanzar el éxito dependerá de muchos factores, además de entrenar duro. La personalidad, condición y carácter del deportista, su confianza y habilidad para soportar y recuperarse de una derrota y otros rasgos y cualidades que conforman la forma de ser de un atleta y le distinguen de los demás, son algunos de esos aspectos esenciales en la formación y rendimiento del atleta, que incomprensiblemente descuidamos y ni tan siquiera tenemos en cuenta.

Sigue leyendo