UN DESEO, QUE LAS LUCES DE LA ILUSIÓN SE ENCIENDAN PARA TODOS

Agustín Artiles Grijalba -Champi-

Os confieso amigos que el sábado pasado fue uno de esos días raros de los que se llevan ahora, en lo que hasta lo más insignificante parece más valioso y los pequeños detalles cuentan de verdad.

La ausencia de bullicio de unas gradas repletas de aficionados mezclados con la alegría del deportista dispuesto a nadar, el inconfundible y añorado sabor a natación de antaño sin la incertidumbre y agobio que genera una mascarilla, la imagen ausente pero siempre presente de nadadores y equipos del país que aún no pueden entrenar y mucho menos competir, abrazados y que saltan, gritan alegres sus colores, hacen que la fortuna de los que podemos hacerlo aunque agradable sea incompleta.

Sigue leyendo